Mastitis aguda – Mastitis subaguda – Mastitis subclínica

Me he decidido a escribir este artículo para intentar aclarar las múltiples dudas que me plantean las madres a las que asesoro con su lactancia materna.

¿Qué es la mastitis?

Según los autores, podemos encontrar dos definiciones diferentes, lo que causa la primera confusión a la hora de comunicarnos con los sanitarios:

  1. Inflamación de uno o varios lóbulos de la glándula mamaria acompañada o no de infección
  2. Proceso infeccioso de la glándula mamaria que se acompaña de diversos síntomas locales y generales

La segunda definición surge debida a la alta prevalencia de las mastitis infecciosas frente a las no infecciosas. Gracias a los estudios científicos y a la experiencia clínica, cada vez parece más evidente que las mastitis se deben a una disbiosis (o alteración de la diversidad bacteriana) de la glándula mamaria.

Por lo tanto, yo me quedo con la segunda definición.

En este artículo voy a hablar únicamente de las mastitis relacionadas con la lactancia materna. De estas, las más habituales son la mastitis aguda, la mastitis subaguda y la mastitis subclínica.

 

Mastitis aguda

Las mastitis agudas son las llamadas “mastitis de libro” porque son fácilmente reconocibles. Sin embargo son las mastitis menos frecuentes.

La mastitis aguda está causada en la gran mayoría de los casos por la bacteria Staphylococcus Aureus (que no se encuentra habitualmente en la flora del pecho) y cursa con los siguientes síntomas muy evidentes:

  • Locales: una zona del pecho aparece dura, roja, caliente y dolorida; el pecho puede estar ingurgitado (inflamado)
  • Generales: fiebre, escalofríos, dolores musculares y articulares, malestar general, nauseas… (síntomas similares a los de la gripe)

Las mastitis agudas también pueden venir acompañadas por una sensación de poca producción de leche, que realmente se trata de una disminución del caudal (lo veremos más adelante).

DIAGNÓSTICO: Los síntomas de las mastitis agudas sirven para realizar un diagnóstico adecuado.

TRATAMIENTO: Antibiótico acompañado por un antinflamatorio.

RECOMENDACIONES:

  • No suspender la lactancia: la madre puede seguir alimentando a su bebé con su leche teniendo mastitis aguda y tomando el antibiótico y el antinflamatorio (hay varias alternativas compatibles).
  • Vaciar frecuentemente el pecho afectado poniendo al bebé o bien utilizando un sacaleches o la extracción manual
  • Masajear la zona afectada para favorecer el drenaje de la leche
  • Aplicar frío entre tomas/extracciones para aliviar el dolor y la inflamación (nunca aplicar frío en el pezón)
  • No aplicar calor ya que favorece el crecimiento bacteriano (lo suelen recomendar para facilitar la extracción pero solo puede hacerse en un pecho sano)

 

Mastitis subaguda

Las mastitis subagudas son las mastitis más frecuentes y sin embargo existen muchos sanitarios que no las conocen y que, por tanto, no son capaces de diagnosticarlas.

Las mastitis subagudas están causadas en la gran mayoría de los casos por bacterias que habitualmente se encuentran en el pecho en concentraciones pequeñas (y son beneficiosas para el desarrollo del bebé). Cuando por algún motivo alguna de estas bacterias crece a concentraciones por encima de las fisiológicas (normales) se produce una mastitis subaguda.

La mastitis subaguda cursa con los siguientes síntomas:

  • Locales (uno o varios de los siguientes):
    • dolor más o menos intenso en forma de pinchazos en el pezón que puede extenderse hasta el pecho (descritos por las madres como “dolor como de alfileres”, “agujas”, “cristales”…)
    • calambres que pueden llegar a ser muy intensos y extenderse hasta la espalda o el brazo
    • quemazón o escozor en el pezón
    • sensación de poca producción de leche
  • Generales: no suelen presentarse

Las mastitis subagudas también pueden venir acompañadas por:

  • obstrucciones de repetición: se resuelven pero vuelven a aparecer frecuentemente
  • perlas de leche: son obstrucciones que se producen en un orificio del pezón, formadas por calcio y bacterias
  • grietas que no curan
  • sangrado interno: se debe a la inflamación de los conductos

DIAGNÓSTICO: Tras la valoración de síntomas se debe realizar un cultivo de leche de ambos pechos con recuento de colonias (concentración de las bacterias) y antibiograma (un informe sobre la sensibilidad o resistencia de la bacteria causante a diferentes antibióticos).

TRATAMIENTO: Actualmente optamos como primera opción por el uso de probióticos acompañanados por un antinflamatorio. Si esta actuación no da resultado, entonces se opta por un antibiótico acompañado por antinflamatorio.

RECOMENDACIONES:

  • No suspender la lactancia: La madre puede seguir alimentando a su bebé con su leche teniendo mastitis subaguda y tomando el antibiótico y el antinflamatorio (hay varias alternativas compatibles), así como los probióticos. Tampoco existe problema para el bebé si ingiere leche con sangre (sus cacas pueden volverse oscuras por la sangre digerida).
  • Buscar algún posible origen de la mastitis subaguda para poder aplicar medidas al respecto (por ejemplo, alguna dificultad en la succión del bebé).

 

Mastitis subclínica

Las mastitis subclínicas están causadas generalmente por las mismas especies que las subagudas pero que no han alcanzado concentraciones que lleguen a superar el umbral del dolor.

La mastitis subclínica se caracteriza principalmente por una sensación de poca producción de leche.

El diagnóstico, tratamiento y recomendaciones son las mismas que en el caso de las mastitis subagudas.

 

¿A qué se deben los síntomas de las mastitis subclínicas y subagudas?

Lo vais a entender mucho mejor con el siguiente dibujo que representa (A) un conducto de un pecho sano y (B) un conducto de un pecho con mastitis:

Mastitis subaguda - Mastitis subclínica
Representación esquemática de la etiopatogenia de las mastitis humanas. Las flechas rojas indican el dolor en forma de pinchazos, calambres o sensación de quemazón. FUENTE: probisearch.com

 

En un pecho sano, las bacterias tapizan el interior de los conductos con una fina capa. Cuando se produce una disbiosis y algunas bacterias crecen hasta una concentración muy superior a la fisiológica, ese tapizado se vuelve muy espeso. Es como una moqueta que cubre las paredes de los conductos de forma que se reduce el espacio disponible para que pase la leche.

Esto tiene diversos efectos:

  • EN LA MADRE:
    • Dolor: La leche sigue pasando por los conductos con la misma fuerza que antes y al disponer de menos espacio para pasar, produce una presión mucho mayor contra las paredes de los conductos. De modo que se produce una inflamación de los conductos (que puede producir un dolor constante) y a su vez, cuando la leche fluye se produce el típico dolor como de agujas pinchando.
    • Sensación de menor producción:  Al ordeñar el pecho se puede observar menos chorros que antes y/o que la leche ya no sale a chorro sino que el pezón solo gotea. Realmente no se trata de una disminución de la producción, sino a un menor caudal de salida. La leche se produce igual que antes pero una parte de ella queda retenida en el pecho y es reabsorbida.
  • EN EL BEBÉ:
    • Tomas más largas y/o frecuentes: Se debe a que no consigue obtener la misma cantidad de leche que cuando el pecho estaba sano.
    • Tomas complicadas: El bebé puede empezar a mamar bien pero luego se muestra enfadado y mama de forma agresiva, tirando del pezón y cabeceando bruscamente. El acto de mamar supone un gran esfuerzo para los bebés y si no obtienen la cantidad de leche esperada se sienten muy frustrados. Y lo evidencian claramente.

Los efectos en la madre y en el bebé se retroalimentan puesto que el comportamiento del bebé refuerza la sensación que tiene la madre de una disminución en la producción, y la forma de mamar del bebé hace que el pecho cada vez esté más inflamado y dolorido.

 

¿Por qué es tan importante el antinflamatorio?

Como he comentado en los diferentes apartados, un antinflamatorio forma parte de todos los tratamientos. Esto se debe a que, por un lado sirve para paliar algunos de los síntomas (inflamación, dolor…) y por otro lado es un apoyo al tratamiento principal ya que facilita que se rompan las películas que forman las bacterias, con lo que el tratamiento será mucho más efectivo.

Aunque podría pensarse que lo más importante es su función de destrucción de las películas, no debemos menospreciar el dolor que sienten las madres. Nunca hay que aguantarse el dolor. Primero, porque las madres tienen derecho a no sentir dolor durante su lactancia y existen muchos medicamentos compatibles que pueden utilizar para mitigarlo. Y segundo, porque el dolor siempre es indicativo de que algo no está funcionando, y eso está afectando no solo a la madres sino también al bebé.

 

Deseo que esta información os resulte interesante y espero no haberme dejado muchas cosas por el camino. En cualquier caso, estoy a vuestra disposición para intentar resolver todas vuestras dudas en los comentarios.

 

AVISO: Esta información no pretende sustituir el consejo médico. Si tienes dudas sobre tu salud, acude a tu profesional sanitario de referencia.

FUENTE: Rodríguez Gómez JM. Microbiota de la leche humana: implicaciones para la salud materno-infantil. En AEPap ed. Curso de Actualización Pediatría 2014. Madrid: Exlibris Ediciones; 2014. p. 41-51.

LECTURAS RECOMENDADAS:

IMÁGENES:

Este post tiene 19 comentarios

  1. Patricia says: Responder

    Muy interesante tu artículo. Por suerte, en 18 meses de lactancia que llevo, no he sufrido ninguna. ;)

    1. Delia - Madre 3.0 says: Responder

      ¡Me alegro mucho Patricia! Gracias por pasarte y comentar :)

  2. gundula says: Responder

    Hola, yo estoy en tratamiento después de que Juan Miguel Rodríguez me hiciera un cultivo de leche después de varias mastitis recurrentes sin mejora. Estoy esperando que me llegue el probiotico desde Alemania porque todavia no se comercializa aquí. Por lo pronto el antiinflamatorio y aplicar frio después de las tomas me está sirviendo para disminuir las molestias. Si queréis poneros en contacto conmigo mi twitter es @vonlichtenkraut

    1. Delia - Madre 3.0 says: Responder

      ¡Gracias por tu comentario Gundula! Es una lástima que en Probisearch ya no hagan cultivos porque era el sitio más fiable para hacerlos. El probiótico salivarus tiene una efectividad del 90%, así que tienes muchas probabilidades de librarte por fin de la mastitis subaguda. Si te animas a pasarte de nuevo por aquí cuando lo hayas tomado y contarnos estaría genial ;)

  3. Fátima says: Responder

    Muchas gracias por tan clara explicación. Yo estoy en tratamiento con Salivarius tras lo que parece ser una subaguda.
    En mi caso además tengo ciclos de sangrado por el pezón, no le dan importancia, pero a.mi me asusta mucho.
    Me ha sorprendido lo de salir la leche a chorro, ya que así solo la he visto salir con el sacaleches, en extracción manual cae gota a gota. ¿Mal síntoma? Llevamos 9 meses de lactancia con varios baches, como ves, pero lo de la salida de leche es así desde siempre en ambos pechos y casi que más chorro con sacaleches en el pecho que normalmente me duele. ¿Tiene explicación?

    1. Delia - Madre 3.0 says: Responder

      Hola Fátima, gracias por comentar :)
      Si con la extracción manual solo sacas gotas, y es así desde siempre, en principio se podría deber simplemente a una técnica incorrecta. ¿Te sacas habitualmente con la mano? ¿Cómo realizas la *maniobra”?
      Lo que comentas sobre que el pezón te sangra, encajaría con la mastitis subaguda. La inflamación de los conductos puede tener ese efecto también. Gracias por recordármelo, lo añadiré al post ;)
      No hay problema en que el bebé tome leche con sangre. Puede impresionar si hay mucho sangrado, pero no es malo. Y las cacas del bebé pueden volverse negruzcas pero teniendo claro que la sangre proviene de tu pezón y no del bebé, no hay de qué preocuparse.
      Lamento que llevéis tantos baches en vuestra lactancia. ¿Alguien experto ha valorado si tu bebé tiene un frenillo lingual restrictivo?

  4. Fátima says: Responder

    Hola Delia, gracias por tu respuesta. Respondiendo a su vez a tus preguntas, no, no me saco normalmente a mano. La técnica la he aprendido leyendo y viendo vídeos.
    Y lo del frenillo sí, se lo valoró una . matrona al principio y me dijo que no tenía, que estaba ok. Aunque ya lo estoy dudando porque por lo que he leído esa puede ser la causa. Espero que me la vea otro profesional.
    Ah, sme tranquilizas con lo de la sangre, porque no he encontrado nada al respecto y mira que he buscado. Gracias a las mamis del grupo de apoyo me dijeron que era normal.
    Muchas gracias por la información, re sigo desde hoy, no te conocía.
    Saludos

    1. Delia - Madre 3.0 says: Responder

      Por lo de la extracción manual sin chorros en principio no te preocupes si te va bien con el extractor. Ya te digo que seguramente alguien con más experiencia te sacaría unos buenos chorros ;)
      Respecto al frenillo, por desgracia hay muchos sanitarios que no tienen la formación adecuada para poder valorarlos correctamente. Que no digo que necesariamente tu niño tenga pero suelen estar muy relacionado con las mastitis subagudas.
      Te invito a conocer mi proyecto Madres Enredadas y si te resulta interesante, nos vemos en Facebook ;) madresenredadas.com/proyecto

  5. Claus says: Responder

    Gracias por el artículo, lo que me gustaría saber es qué provoca la mastitis subaguda?. Llevo 13 meses de lactancia materna y he tenido unos 2 episodios de subaguda a los 9 y otra a los 11, las sobrelleve con antiinflamatorio y aprovechando que mi pequeño mamaba más fuerte de niche, mientras yo aprovechaba para estrujarme lo cual era doloroso pero fue la forma que encontré para solucionar los episodios que tuve de mastitis. Gracias !!!

    1. Delia - Madre 3.0 says: Responder

      Gracias por pasarte y comentar Claus.
      Pues lo que solemos ver más en los grupos de apoyo son las mastitis subagudas aparentemente provocadas por un bebé con frenillo restrictivo. Succionan mal, hacen un vaciado deficiente, etc. Y eso parece favorecer la disbiosis bacteriana.
      ¿Qué síntomas tenías en esos episodios? ¿Qué tal mama tu bebé habitualmente? ¿Cómo fueron los inicios de vuestra lactancia?

  6. Esther González says: Responder

    Mil gracias por tu artículo. Me gustaría pedirte ayuda porque no se como clarificar el dolor de mamá que siento. Encima me ha aparecido en fin de semana, fuera de mi localidad y no puedo acudí a mi matrona. Verás, me ha aparecido un dolor en el borde de la mama próximo a la axila, en el cuadrante superior externo que afecta la mamá hasta la mitad (hacia el pezó), este no presenta dolor.
    Mi bebé tiene 3 meses y sus tomas son normales, sin mayores incidencias
    Hace una semana hicimos un viaje de 11 horas y se pasó gran parte en el pecho (ambos) y desde entonces noto el pecho “raro” ;hasta que esta noche ha aparecido este dolor intenso, Los movimientos del brazo y el tacto lo aumentan.
    Me pregunto que tipo de más titos será, porque no se ajusta exactamente a ninguna de las que leo. Creo que sea aguda, pero no tengo fiebre.
    Una pregunta a mayores ¿todos los probióticos son compatibles con la lactancia?
    Espero impaciente tu respuesta.
    Me reitero: Mil gracias y Enhorabuena por tu blog.
    Besos

    1. Delia - Madre 3.0 says: Responder

      Hola Esther, disculpa el retraso. En principio lo que describes podría ser una obstrucción. ¿Cómo te encuentras hoy?

  7. Gundula says: Responder

    Hola, vuelvo al blog para comentar mi experiencia con el probiótico de Milupa Profutura. En las analíticas me salió una cantidad importante de streptococo aureus en ambos pechos aunque en el derecho no tenia síntomas. El izquierdo que era el peor, con dolor punzante, bulto, escozor y muchas molestia al mamar. Pedí 4 cajas a Alemania (unos 20€ cada una, con 21 sobres por caja), me ahorre otros 20€ de gastos de envío porque me lo trajo un amigo que vive allí. Pero visto el resultado, daba esos 20€ besados. La pauta fue 3 sobres al día después de las comidas con un lácteo durante dos semanas, 2 sobres al día dos semanas y un sobre al día otras dos semanas. Cuando acabé no noté mucho cambio, incluso pensé en volver a pedir los sobres, pero conforme pasaban las semanas deje de notar todas las molestias y sobre el mes-mes y medio de acabar el tratamiento tenia el pecho izquierdo sin ningún síntoma. Así que por lo menos en mi caso si que ha sido efectivo, aunque no tan rápido como una quiere, con un poco de paciencia se consigue. Como no aguantaba la toma de ese pecho durante el tratamiento lo que hacia era usar el sacaleches e iba guardando para la guardería. Hasta aquí mi experiencia
    Un saludo a todas

    1. Delia - Madre 3.0 says: Responder

      Muchas gracias por volver y comentarnos tu experiencia. Como los probióticos no son una medicación sino que son como una “ayuda” para que el organismo haga su trabajo más eficazmente imagino que dependerá de muchas circunstancias la velocidad de recuperación. Me alegro mucho de que ya estés mejor. Un abrazo :)

  8. Balkar says: Responder

    Mi caso es parecido. Me hicieron analisis de l leche. Salió con infección por aureus y epidermidis. Empecé con lactanza. 15 dias después 0 mejoría. Se me junta con una sinusitis que me da fiebre y he de tratar con amoxicilina. Espero que las dos cosas ayuden. El niño tiene mandíbula retraida, con lo que ahora prefiero que se me quite el dolor rápido ya que solo puedo usar el sacaleches en el derecho por la sensación de que me arde. Asi que después de dos meses de lactancia con dolor en un pecho horrible, 15 dias de probióticos, y un mentón retraído, parece q sólo me queda por probar la amoxicilina. Después de esta seguiré con el lactanza, pero bastante dura es la lactancia como para sufrir dolor un mes y medio mas. Lo he intentado de todas las formas, espero q la amoxicilina mate algo y el lactanza pueda hacer mejor su trabajo..

    1. Delia - Madre 3.0 says: Responder

      Hola Balkar, parece que tu caso no está bien tratado. Si quieres que te facilite un poco más de información escríbeme a info@deliacarballo.com. Gracias por pasarte y comentar :)

  9. Mariola says: Responder

    Hola! Antes que nada, agradecer este artículo porque me está siendo (creo) de gran ayuda y alivio, ya que me parece q empiezo a entender qué me ocurre..
    Hace un mes aproximadamente empecé a sentir pinchazos en la zona del pezón. Mi médico lo asoció a la lactancia y sin cultivos ni nada me recetó amoxicilina 750 durante 5 días. No noté ninguna mejoría.
    Por otro lado, como mi nene ya tiene 26 meses y apenas pedía ya pecho, aproveché y lo desteté.
    No sé si hice bien o hice mal, pero la cuestión es que yo sigo con mis pinchazos en el pezón, sensación de ardor, y con un pequeño dolor al tacto por la zona del pecho más cercana a la axila, como pegada a las costillas, no sé si me explico.., que es como si un conducto se hubiera quedado medio atrofiado.
    Lo que pasa es que tengo dudas, no sé si todavía pueda existir la mastitis por ahí dentro, a pesar de que hace unos quince días q mi niño no toma pecho (aunque sí me he sacado ocasionalmente con el sacaleches porque se me formaban pequeñas bolas)
    Muchísimas gracias por leerme, un saludo y muchas gracias por este artículo.

    1. Delia - Madre 3.0 says: Responder

      Hola Mariola, si lo que tienes es una mastitis subaguda probablemente seguirá “activa” aunque ya no des pecho. Necesitas un cultivo de leche con recuento de colonias y antibiograma para saber si hay infección bacteriana y cuál sería la mejor manera de tratarla. Respecto al dolor de la zona cercana a la axila habría que hacer una exploración y tal vez una ecografía para ver si se trata de una obstrucción no resuelta o hay algo más. Lo ideal sería contar con el apoyo de una asesora de lactancia y de un médico que estén correctamente informados sobre este tema. Gracias por pasarte y comentar :)

  10. Mariola says: Responder

    Mil gracias a ti por responder tan rápido. Un saludo.

LOS COMENTARIOS DAN VIDA A UN BLOG, PARTICIPA CON EL TUYO

Deja un comentario