Oxfam Intermón anunciando biberones

El título es horrible, lo sé, pero es exactamente lo que está pasando.

Hace unos días vi por Facebook un anuncio de Oxfam Intermón que me impactó muy negativamente. Podéis verlo en la imagen de cabecera del post.

Se trata de su campaña para conseguir donativos para la construcción de pozos de agua en los países subdesarrollados. Es una iniciativa magnífica, que merece todo mi respeto pero lamentablemente, se han equivocado en las formas.

El eslogan del anuncio es “¿Y si solo pudieras darle esto a tu hijo?”. Y lo han acompañado con la imagen de un biberón con agua sucia.

¡Horror! Biberones y países sin acceso a agua potable es la peor combinación posible. La OMS y Unicef llevan años luchando por visibilizar la problemática que causa la introducción de la leche artificial en escenarios donde las madres no tienen fácil acceso al agua potable. El riesgo de muerte por diarrea y otras patologías relacionadas con la ingesta de agua no potable es tan alto que hace totalmente desaconsejable el uso de la leche artificial. La lactancia materna salva vidas, y en los países subdesarrollados aún más.

Como os podréis imaginar, los grupos de apoyo a la lactancia nos hemos lanzado a las redes sociales para demostrar nuestro malestar en relación con este anuncio.

¿Cuál ha sido la respuesta de Oxfam Intermón? Que “el biberón es sólo un símbolo porque es un objeto cotidiano en nuestro entorno” y que “eso no quiere decir que no promovamos la lactancia materna”.

comentario-oxfam-intermon-biberon

¿Sólo un símbolo? ¿Acaso no conocemos todos el poder de un símbolo? No me voy a poner a relatar las atrocidades que se pueden llegar a cometer amparadas en “solo un símbolo”. Una palabra muy mal escogida.

Es cierto que el biberón es un objeto cotidiano en nuestro entorno, por mucho que me pese, e imagino que lo han utilizado para que se haga más viva la imagen de un bebé tomándose ese agua sucia. Pero es que un bebé que tuviera que usar ese biberón de agua sucia con polvos de leche artificial en ella, sería un bebé que debería estar mamando del pecho de su madre. Y si la intención no era que pensáramos en un bebé lactante tomando leche artificial sino que pensemos en beber agua, ¡pon un vaso! Eso sí que es un objeto cotidiano en nuestro entorno, y te puedes imaginar a toda la familia bebiendo agua sucia.

Además, no puedo evitar sentir también cierta “desazón” por el hecho de que el biberón del anuncio es muy similar (si no idéntico) al que comercializa una marca muy famosa presente en cualquier farmacia o establecimiento de puericultura. Será casualidad, será el que tenía el fotógrafo en su casa, será el primero que le vendieron en la farmacia… No sé lo que será, pero sigue pareciendo publicidad encubierta. Vale, la marca no aparece, pero basta con la forma característica del biberón. Ah no, que es “sólo un símbolo”…

Y respecto al comentario de que “eso no quiere decir que no promovamos la lactancia materna”, yo no soy ninguna experta en el tema, pero creo que este anuncio viola el Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna creado precisamente para proteger la lactancia materna:

El Código estipula que no se debe llevar a cabo ninguna forma de promoción de los sucedáneos de la leche materna, los biberones y las tetinas en la población en general; que ni los establecimientos sanitarios ni los profesionales de la salud deberían desempeñar funciones de fomento de los sucedáneos, y que no se debería suministrar muestras gratis de esos productos a las mujeres embarazadas, a las nuevas madres y a las familias.

Extraído de un atículo sobre el Código en la web de Unicef

 

Como decía al principio, este revuelo en las redes sociales sucedió hace ya unos días y no pensaba escribir sobre ello. Más cuando en la página de Facebook de Oxfam Intermón se han ido publicando otro tipo de imágenes más acordes con lo que precisamente se les venía exigiendo:

oxfam-intermon-niño-vaso-agua-sucia

 

Parecía que habían rectificado y pensé “¿para qué echar más leña al fuego?”. Al fin y al cabo es una ONG que hace mucho bien con su labor. Pero esta mañana he recibido la newsletter de Oxfam Intermón y de nuevo se me ha revuelto el estómago:

newsletter-oxfam-intermon-biberon-agua-sucia

 

He querido darles un voto de confianza pensando que tal vez a algún “despistado” se le había olvidado cambiar la imagen de la newsletter, soy así de tonta. Pero me temo que no ha sido ningún olvido. Parece que realmente no ven el daño que ese “símbolo” puede hacer a la lactancia materna y ni siquiera se dan cuenta del efecto negativo que esta polémica está teniendo en su imagen de marca. Así que no ha habido rectificación alguna. Y tristemente, la imagen de un biberón lleno de agua sucia sigue siendo la protagonista principal de su campaña para ayudar a las familias de los países subdesarrollados, tal como podéis ver en su web:

 

web-oxfam-intermon-biberon-agua-sucia

 

Me encantaría conocer vuestras opiniones sobre este polémico anuncio. Podemos charlar en los comentarios o en redes sociales.

 

IMÁGENES: Oxfam Intermón

 

Este post tiene 18 comentarios

  1. Maria Guerrero says: Responder

    hola Delia, y has pensado que esta campaña no la ven allí y que no están hablando de la lactancia artificial en ningún sitio?
    y has pensado que allá la lactancia artificial no existe por un tema de costes, que difícilmente tienen para comer como para comprar biberones?
    ¿q es lo que te ofende tanto? Yo he tenido que hacer lactancia artificial y agradezco haber tenido acceso a ella porque mis hijos están vivos por eso… ¿soy peor madre que tu?
    avanza chica! mira más allá de tus narices, que te quedas en la orilla.

    1. Delia says: Responder

      Hola María,

      Gracias por tu comentario, le da vidilla al post ;)

      Efectivamente esta campaña no la ven “allí” (te refieres a las zonas donde no tienen agua potable ¿no?), por eso mi artículo está dirigido a los que sí ven esta campaña, evidentemente.

      No es cierto que “allí” no exista la lactancia artificial. Cuando tienen mucha suerte siguen dando el pecho durante mucho tiempo, pero a veces, alguna entidad (empresa, fundación, asociación…) tiene la “feliz” idea de hacer una campaña de recogida de leche artificial para llevarla a alguna zona deprimida para “ayudar” a las madres que no pueden alimentar correctamente a sus hijos porque producen leche de “mala calidad”. Como por ejemplo la campaña “1 semilla 1 vida” de la Fundación Antena 3. Aquí mi compañera Alba Padró explica estupendamente por qué esto es una mala idea http://criatures.ara.cat/somlallet/2011/11/22/error-de-procediment/

      Lo ideal en estos casos es ayudar a las madres a que se alimenten correctamente y que sigan dando el pecho a sus hijos. Enviar donaciones de leche artificial a una población sin poder asegurar la continuidad de los suministros durante toda la etapa lactante del bebé y/o el fácil acceso a agua potable, es una acción que puede tener terribles consecuencias para la salud y la vida de esos niños.

      Me preguntas qué es lo que me ofende tanto, creía que lo había explicado en el artículo pero supongo que no me ha quedado muy claro. Lo que me ofende es que se eche por tierra el trabajo de tantos profesionales de la salud, asesoras de lactancia, madres y organizaciones como la OMS y UNICEF por la protección de la lactancia materna. Que en los países desarrollados hace falta esa protección pero en los países subdesarrollados es aún más necesaria porque como decía en el post, la lactancia materna salva vidas.

      Yo también agradezco que en los países desarrollados tengamos tan fácil acceso a la leche artificial y que esta sea de calidad porque así las madres que no pueden o no quieren dar lactancia materna, saben que disponen del alimento más apropiado para sustituir al alimento de preferencia que es la leche materna. Y me gustaría que cualquier madre del mundo pudiera tener ese mismo fácil acceso a leche artificial de calidad para los casos en los que no puede o no quiere alimentar a sus hijos con lactancia materna.

      De hecho, como asesora de lactancia, en determinados casos en los que existe un problema real con la transferencia de leche de la madre hacia el bebé, mientras la madre trabaja en aumentar su producción y/o en solucionar el problema de agarre/succión de su bebé, tengo que recomendarle que utilice suplementos de leche artificial. Y siempre explico a las madres que somos afortunadas de poder disponer de esa herramienta de apoyo a la lactancia materna de forma que nos aseguramos que el bebé esté bien alimentado mientras ellas consiguen solucionar sus dificultades con la lactancia.

      Pero también me gustaría que todas las madres del mundo tuvieran fácil acceso a un asesoramiento de calidad en lactancia materna y que tuvieran un buen apoyo de sus familias, amistades, profesionales sanitarios, empresas, gobierno y sociedad en general para alimentar a sus hijos con lactancia materna si así lo quieren y durante el tiempo que ambos así lo quieran. Si este deseo “loco” que tengo se cumpliera, habría menos madres en el mundo que necesitaran utilizar leche artificial. Creo que sería mucho mejor para todos: para la madre, para el bebé, para la sanidad, etc.

      Lo que no me queda claro es cómo leyendo mi artículo has llegado a la conclusión de que en él se está expresando la idea de que una madre que da lactancia materna es mejor madre que una que da lactancia artificial. Si pudieras decirme en qué párrafo he dicho que las madres lactantes son mejores que las que no lactan, te lo agradecería mucho porque así puedo modificarlo para que no se preste a esa interpretación.

      Y finalmente, tu frase de despedida no la entiendo, así que no la comento.

      Gracias de nuevo por participar en el blog :)

  2. cristrastrus says: Responder

    Delia,gracias a toooodas las cosas que haces/escribes/compartes/explicas… estamos un poquito mas cerca de que la lactancia materna ocupe el lugar que se merece en nuestra sociedad..! sobre este anuncio en concreto… me parece que los publicistas habran pensado que es mucho mas dramatica la imagen del biberon que la de un vaso,y en la onda en la que nos “venden” la solidaridad hacia el pobre continente africano no me sorprende..eso si,que pena penita..

    1. Delia says: Responder

      Gracias por comentar Cris. Un beso :)

  3. Noelia says: Responder

    Bravo, Delia! Pienso es muy desafortunada la imagen. No me parece acertada la campaña, la verdad. Con todos mis respetos a la labor d intermón seguro q había otras formas d expresarlo. Tampoco puedo añadir mucho más q mi apoyo a tus palabras xq lo has expresado genial. Los símbolos son mucho. Y tampoco encuentro la ofensa a las madres q dan lactancia artificial.

    1. Delia says: Responder

      Gracias por pasarte y comentar Noelia :)

  4. Mayra says: Responder

    Sin nada que añadir a tus comentarios Delia… quien quiere entender lo entiende y la que no que siga a lo suyo…

    1. Delia says: Responder

      Pues tienes razón Mayra. Gracias :)

  5. Carolina Ledesma says: Responder

    Muy interesante la reflexión, Delia. Ya había leído opiniones parecidas por la red. Estoy totalmente de acuerdo. Aunque, sinceramente, y quizás también ingenuamente, pienso que el ha hecho o ideado la campaña, lo ha hecho más bien pensando, como ha dicho cristratrus, en dar “más pena” y conseguir más donaciones que en causar perjuicio a la lactancia materna. Es lo que pasa cuando se desconoce algo, que a lo mejor no se le da la importancia que verdaderamente tiene. Por otro lado, me he quedado alucinada con el Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna. Cuando yo di a luz me “regalaron” dos cajitas llenas de biberones y otras lindezas varias.

    1. Delia says: Responder

      Claro Carolina, seguramente el que ha hecho la campaña no ha querido perjudicar a la lactancia materna. Seguro que ni siquiera estaba pensando en ella. Y precisamente ahí está el problema. Cuando la sociedad en general no tiene en cuenta la importancia de la lactancia materna y el peligro de ciertas iniciativas, imágenes, símbolos… pasan estas cosas.
      ¿No conocías el Código? En España aún se incumple de muchas formas en muchos sitios.
      Gracias por comentar :)

  6. yanira says: Responder

    Genial artículo! En efecto,me parece una desafortunada campaña,y una pena viniendo de una entidad con tanto nombre y que tanto bien hace. Es un reflejo claro de lo que es lo “normal” en nuestra sociedad. Un biberón. No una teta,que además es vista en muchos sitios como algo obsceno. Sino un biberón. No nos engañemos,no es lo normal,ni lo natural ,aunque como bien dices sí una valiosa herramienta en caso de problemas en la lactancia materna. El día que anuncié en mi entorno que estaba embarazada, el primer regalo que me hicieron fue un paquete de biberones,tal cual. Podría haber sido un libro sobre lactancia (cuanto me habría ayudado las primeras semanas!) pero fue un biberón, que lógicamente es lo que está sociedad ve normal (después de 4 años dando teta creo que el emisor del regalo aceptó que no había sido una buena compra)
    No me lio más,me ha parecido una gran exposición de argumentos la que haces,y desde luego en ningún lado veo la ofensa a las madres que dan biberones por el motivo que sea, que tienen todo mi respeto en la misma medida si los usan por una lactancia fallida que por decisión propia. Un saludo!

    1. Delia says: Responder

      Gracias por tu comentario Yanira :)

  7. miriam says: Responder

    Me encanta Delia, nada que añadir

    1. Delia says: Responder

      Gracias Miriam :)

  8. Sandra says: Responder

    Creo que hay veces nos complicamos la vida y vemos mensajes sublimares donde no existen. Yo he dado el pecho a mis hijos durante 5 años, (pero tampoco tengo nada en contra de la lactancia artificial, simplemente no ha sido mi opción)…y para nada este anuncio me parece que la esté promoviendo…lo único que intenta es acercarnos a una realidad que afortunadamente no la hemos tenido que vivir y me duele en el alma saber que hay madres que en su día a día tengan que dar esa agua a sus hijos (porque a los míos, leche artificial no les he dado, pero agua sí y es de eso que habla el anuncio).

    1. Delia says: Responder

      Estoy de acuerdo contigo Sandra, el anuncio no se ha realizado con la intención de promover la lactancia artificial. Pero al utilizar un biberón sí que la han metido (sin querer) en la ecuación.
      Gracias por comentar :)

  9. carla says: Responder

    Buenas, pienso que ha sido una cagada pero que no hay que darle tanta importancia. No usan el bibe para hablar de lactancia sino de agua. Y aunque el bibe puede asociarse a lactancia hay muchos casos que no se usa para dar leche artificial. Mi hija por ejemplo solamente ha tomado leche materna pero hubo algunas ocasiones que tuvo que tomar mi leche con un bibe. Suerte del bibe, ¿no? También mucha gente da agua con el bibe. Creo que las personas que estamos metidas en la promoción de la lactancia materna, y sabemos todos los ataques que recibe, estamos a la defensiva y es normal que veamos un bibe y nos salten las alarmas. A mí también me pareció raro. Pero no todo el mundo está metido por igual y ve el bibe igual. Además, me dedico al mundo de la comunicación y la publicidad en las ONG y puedo entender el contexto del anuncio, por eso no me gusta que se le está dando tanto revuelo. Besos

    1. Delia says: Responder

      Pues como experta en comunicación y publicidad coincidirás conmigo en que la gestión de la crisis por parte de la ONG no muy acertada. Al restarle importancia a la preocupación de los grupos de apoyo y madres han perdido el apoyo de mucha gente.
      Si te parece una cagada y nosotras no le damos importancia ¿quién se la dará?
      Gracias por pasarte a comentar :)

LOS COMENTARIOS DAN VIDA A UN BLOG, PARTICIPA CON EL TUYO

Deja un comentario