La falta de apoyo entre mujeres

¿No sentís a veces que el peor enemigo de las mujeres somos las propias mujeres?

Yo sí, y a menudo me pregunto por qué esto es así. La clave estaría en saber si esto siempre ha sido de esta forma, cosa que dudo mucho.

Quizás siempre hemos sido un poco “cotillas” y “criticonas” y esas cosas, pero me da la sensación de que antes había más apoyo de las mujeres hacia las mujeres. Está claro que si alguna se salía del redil, se le atacaba igual que ahora, pero eso pasaba con hombres y mujeres. Lo diferente nos da miedo y nos defendemos atacando.

La cuestión es que ahora nos machacamos unas a otras sobre todos los aspectos de nuestra vida. Y uno de ellos muy habitual, que al fin y al cabo se relaciona con todos los demás, es la crianza de nuestros hijos.

Los comentarios al respecto son variados según la filosofía del observador:

  • Eres una madre horrible porque dejas a tus niños en la guardería para irte a trabajar
  • Estás esclavizada por quedarte con tus niños en casa y dejar el trabajo
  • Estás pasando de tu hijo porque lo llevas en carrito
  • Estás malcriando a tu hijo porque todo el día lo tienes en brazos
  • Tu niño va a ser muy infeliz porque no ha tomado teta
  • Tu niño tendrá problemas psicológicos porque toma mucha teta
  • Si lo metes en la cama, nunca saldrá de ella
  • Si no lo metes en la cama, le estás privando del contacto con su madre
  • Etc. etc. etc.

El caso es que, haga lo que haga una con sus hijos, parece que siempre hay alguien que opina que lo haces mal. Y por supuesto, se cree no solo con el derecho, sino incluso con la obligación de hacértelo saber a toda costa. Y la mayor parte de las veces, las acusadoras son mujeres, lo que duele aún más (y si son amigas o familiares, ya es horrible del todo).

Algunas hemos optado por buscar apoyo en los grupos de mujeres, pero a veces esto supone pasar de un extremo a otro. Pasas de oír críticas a tu forma de crianza, a oír críticas sobre la forma de crianza de “las otras”. Y estamos en las mismas: mujeres atacando a mujeres.

Yo no me libro de culpa. También he tenido muchos prejuicios que poco a poco intento eliminar. Procuro basarme en que todas merecemos respeto y apoyo, que cada casa es un mundo y que cada una nos las apañamos lo mejor que podemos en nuestras circunstancias. Es bueno “ponerse en los zapatos del otro” antes de ponerse a juzgar ¿no os parece?

Y entre toda esta batalla de acusaciones que flotan últimamente en el ambiente, llega Ileana y nos da una magistral lección con su artículo titulado Nos necesitamos unas a otras, publicado en su blog “Tenemos Tetas” (¡me encanta el nombre!):

Deberíamos estar todas de acuerdo. Dejar de “sentirnos atacadas”, dejar de criticarnos unas a otras, dejar las batallitas entre las “que dan biberón” y “las que damos pecho”, entre las “orgullosas profesionales” y las “talibanas de la teta”, y trabajar todas juntas para transformar el sistema productivo-laboral.

Os invito a leerlo con calma y a deteneros en todos los artículos que enlaza.

Y luego me encantaría leer vuestras reflexiones en los comentarios.

 

IMAGEN: Mujeres enfadadas vía shutterstock.com

Este post tiene 5 comentarios

  1. Muchas gracias, Delia.

    Mi hipótesis es que el origen de la guerra entre las mujeres es LA FALTA DE AUTOESTIMA (quizás el origen de todos las guerras y conflictos).

    Como NO ESTAMOS SEGURAS NI CONFIADAS en que lo que hacemos lo hacemos bien, necesitamos que los demás no los reafirmen, y si no lo hacen, ENTONCES LOS ATACAMOS.

    Para ser tolerantes, hay que ser seguro de sí mismo. Así, no me importa ni me molesta lo que hagan los demás.

    Un abrazo muy fuerte, y seguimos andando!!!

    PD: Aquí te va mi email, y también lo tienes en mi perfil en el blog, por si te apetece enviarme el artículo al que hacías referencia.

    1. Delia says: Responder

      Pues sí, tienes razón. Precisamente desde los grupos de apoyo trabajamos en aumentar la confianza y la autoestima de las madres.

  2. Luisa says: Responder

    Reflexión que debieramos hacer todas las mujeres(que se salve la que pueda), y pareces que cuando te conviertes en madre aún más. Al tener tu hij@ parece que llevamos un cartel diciendo: “Dame toda clase de consejos, dime lo que tengo que hacer y critica todo lo que hago” O por lo menos yo he tenido esa experiencia.No hace falta decir que el 99% de “consejos” vienen de bocas femeninas. Pero por otro lado, extrañamente, cuando veo otra madre con su bebé, muchas veces me asalta ese chip de “madre dominanta que te dice lo que tenes que hacer” Entonces pensando el por saco que me da que me lo hagan a mí, me muerdo la lengua…otras veces no puedo, y luego pues me siento mal por meterme en la vida de la gente, y es verdad curiosamente la vida de otra mujer….
    Como ya comentais, puede que el autoestima tenga algo de culpa, y yo creo que esa mala forma de pensar que tenemos las mujeres (igual que antes que se salve la que pueda) de creer que las cosas se hacen mejor a nuestra manera y casi siempre queremos que los otr@s lo hagan a nuestra forma, porque claro nuestra forma siempre es la mejor no?
    Y si es justo y necesario que nos apoyemos unas a otras, con todas nuestras diversidades, aunque tengamos la lengua recosida de tanto mordernosla.
    Y aunque me duela pensarlo y decirlo, en este aspecto deberiamos aprender de los hombres, que suelen ser más tolerantes con ellos mismos.

  3. Esther Galicia says: Responder

    Totalmente al día el artículo, por desgracia. Seguimos creando bandos, como si sólo hubiera una forma correcta de criar a los/as hijos/as y como si pertenecer a ese bando nos protegiera de “estar equivocado”… Quizás por lo que tú dices de las inseguridades y autoestimas… Mucho que trabajar… Mucho que pensar.

    1. Delia - Madre 3.0 says: Responder

      Muchas gracias por pasarte y comentar Esther. Yo llevo ya 6 años reflexionando y no sé si tengo la solución pero creo que estoy poniendo mi granito de arena con la comunidad de las Madres Enredadas ;)
      Para las que nos leéis y queréis saber de qué se trata, aquí tenéis la info madresenredadas.com/proyecto

LOS COMENTARIOS DAN VIDA A UN BLOG, PARTICIPA CON EL TUYO

Deja un comentario